sábado, 26 de enero de 2013

Feed-back

La palabra, la poesía en su mejor posición, se inventaron para la épica del ser.
Como fruto de todo pasado, de ellas, se tenía decisión y consideraciones, ante un futuro incierto por desconocido, como su fundamento.

De los hijos, y de hijos de sus propios hijos cuando admiten (su coresponsabilidad) Por tanto lo que se considera extensamente estereotipado o no, como los deseos de proceder (admitiendo el sacrificio) de la manera más correcta para el futuro de nuestr@s descendientes, y el "qué pensarán de nosotros" como juego de la memoria que nos impulsa a la eternidad, la trascendencia, o la historia por escribir...Naturalmente los compromisos implícitos y explícitos (por lo ineficaz de su plenitud actual) de la voluntad, de las bondades, la recta moral, la ética perfecta...¡si estas se dieran! la trasformación y surgir del pensamiento, su practicidad institucional colectiva, sería dada en un solo día de convocatoria semiológica, de su difusión interiorizada, se lograría el paradigma. Cuestión de voluntades.

Y voluntad es que
teniendo las herramientas
el y su, conocimiento
y las proyecciones futuras que invitan
las ciencias y humanidades
el arte y el capital...
remar todas a una

Cada cual  de su desarrollo su ámbito
improvisada particular
persiguiendo la eficacia
repleto de emociones
con honestidad y voluntad a prueba de quebranto
con equilibrio y la tranquilidad deseable de hacer
de sueños, realidad.

La conciencia colectiva
en vistas felices
como cotidiano y no al revés...
crimen tristeza e incertidumbre
y muescas de mezclas de feliz artificio
Se sabe como actúan las mentes
y El Ser.



No hay comentarios:

Publicar un comentario